Wednesday, September 27, 2017

¿QUIÉN ERA EL DIOS DE SPINOZA Y POR QUÉ EINSTEIN CREÍA TANTO EN ÉL?

¿QUIÉN ERA EL DIOS DE SPINOZA Y
POR QUÉ EINSTEIN CREÍA TANTO EN ÉL?


Albert Einstein


Spinoza, un filósofo holandés del siglo XVII, creía en que todo lo que rodea al hombre era Dios y que se manifestaba a través de la armonía de lo existente.

¿Por qué Einstein estaba tan vinculado a esta ideología religiosa?

Cuestiones que el hombre se ha preguntado desde que el hombre es hombre y que, aún al día de hoy, seguimos preguntándonos. Llevamos toda nuestra vida intentando encontrar las respuestas a todas estas preguntas, ya sea a través de la religión o la ciencia.

Por ello, lo que pensará una de las mentes más brillantes del s. XX y de la historia, el físico alemán Albert Einstein, siempre ha suscitado mucho interés entre aquellos que aún siguen buscando respuestas a estas preguntas. Pues bien, Einstein, según declaró en multitud de ocasiones, creía "en el Dios de Spinoza" pero, ¿quién fue Spinoza y a qué Dios se refería?



Baruch de Spinoza fue un filósofo holandés, considerado uno de los grandes racionalistas de la filosofía del siglo XVII, junto con Descartes y Pascal, entre otros. Sus reflexiones supusieron una profunda crítica a la visión clásica y ortodoxa de la religión, algo que derivó en su excomunión y destierro, así como la prohibición y censura de sus escritos por parte de su comunidad.

Su visión del mundo y de la fe se aproxima en gran medida al panteísmo, es decir, la idea de que lo sagrado es toda la naturaleza en sí misma. Esto básicamente quiere decir que Todo es Dios.

Aunque el holandés fue repudiado por su forma de pensar, sus obras perduraron. Y no solo eso, sino que fueron abrazadas por mentalidades tan ilustres como la de Albert Einstein. La postura y creencias religiosas del físico se aproximaban a la visión del Dios de Spinoza como algo que no nos dirige y castiga, sino que simplemente forma parte de todo y se manifiesta a través de este todo.

En algunas entrevistas a lo largo de su vida, Einstein manifestaría cierta dificultad para explicar sus creencias. De hecho, en una ocasión, cuando fue interrogado por el rabino Herbert S. Goldstein, sobre si creía en la existencia de Dios, este le contestó:

"Creo en el Dios de Spinoza, quien se revela así mismo en una armonía de lo existente, no en un Dios que se interesa por el destino y las acciones de los seres humanos".
Si bien no compartía la idea de un Dios personal, manifestó que consideraba que la mente humana no era capaz de comprender la totalidad del universo, ni cómo se organiza, a pesar de ser capaz de percibir la existencia de cierto orden y armonía.

En 1930, durante una entrevista publicada en el libro Glimpses of the Great de G. S. Viereck, el Premio Nobel se explayó aún más sobre este tema:

"Tu pregunta es la más difícil del mundo. No es algo que pueda responder con un simple sí o no. No soy ateo. No sé si puedo definirme como un panteísta. El problema en cuestión es demasiado vasto para nuestras mentes limitadas. ¿Puedo contestar con una parábola? La mente humana, no importa que tan entrenada esté, no puede abarcar el universo. Estamos en la posición del niño pequeño que entra a una inmensa biblioteca con cientos de libros de diferentes lenguas. El niño sabe que alguien debe de haber escrito esos libros. No sabe cómo o quién. No entiende los idiomas en los que esos libros fueron escritos. El niño percibe un plan definido en el arreglo de los libros, un orden misterioso, el cual no comprende, solo sospecha. Esa, me parece, es la actitud de la mente humana, incluso la más grande y culta, en torno a Dios. Vemos un universo maravillosamente arreglado que obedece ciertas leyes, pero apenas entendemos esas leyes".

"Nuestras mentes limitadas no pueden aprender la fuerza misteriosa que mueve a las constelaciones. Me fascina el panteísmo de Spinoza porque él es el primer filósofo que trata al alma y al cuerpo como si fueran uno mismo, no dos cosas separadas".

A pesar de ser una de las mentes científicas más brillantes, Einstein veía que ciencia y religión no se encuentran necesariamente enfrentadas, puesto que ambas persiguen el mismo fin: la búsqueda y entendimiento de la realidad.


EL DIOS O NATURALEZA DE SPINOZA HUBIERA DICHO,
EN PALABRAS DE ANAND DILVAR:

“Deja ya de estar rezando y dándote golpes en el pecho! Lo que quiero que hagas es que salgas al mundo a disfrutar de tu vida. Quiero que goces, que cantes, que te diviertas y que disfrutes de todo lo que he hecho para ti.

Deja ya de ir a esos templos lúgubres, obscuros y fríos que tú mismo construiste y que dices que son mi casa. Mi casa está en las montañas, en los bosques, los ríos, los lagos, las playas. Ahí es en donde vivo y ahí expreso mi amor por ti.

Deja ya de culparme de tu vida miserable; yo nunca te dije que había nada mal en ti o que eras un pecador, o que tu sexualidad fuera algo malo. El sexo es un regalo que te he dado y con el que puedes expresar tu amor, tu éxtasis, tu alegría. Así que no me culpes a mí por todo lo que te han hecho creer.

Deja ya de estar leyendo supuestas escrituras sagradas que nada tienen que ver conmigo. Si no puedes leerme en un amanecer, en un paisaje, en la mirada de tus amigos, en los ojos de tu hijito…

¡No me encontrarás en ningún libro!

Confía en mí y deja de pedirme. ¿Me vas a decir a mí como hacer mi trabajo?
Deja de tenerme tanto miedo. Yo no te juzgo, ni te crítico, ni me enojo, ni me molesto, ni castigo. Yo soy puro amor.

Deja de pedirme perdón, no hay nada que perdonar. Si yo te hice… yo te llené de pasiones, de limitaciones, de placeres, de sentimientos, de necesidades, de incoherencias… de libre albedrío ¿Cómo puedo culparte si respondes a algo que yo puse en ti? ¿Cómo puedo castigarte por ser como eres, si yo soy el que te hice? ¿Crees que podría yo crear un lugar para quemar a todos mis hijos que se porten mal, por el resto de la eternidad? ¿Qué clase de dios puede hacer eso?

Olvídate de cualquier tipo de mandamientos, de cualquier tipo de leyes; esas son artimañas para manipularte, para controlarte, que sólo crean culpa en ti.
Respeta a tus semejantes y no hagas lo que no quieras para ti. Lo único que te pido es que pongas atención en tu vida, que tu estado de alerta sea tu guía.

Amado mío, esta vida no es una prueba, ni un escalón, ni un paso en el camino, ni un ensayo, ni un preludio hacia el paraíso. Esta vida es lo único que hay aquí y ahora y lo único que necesitas. Te he hecho absolutamente libre, no hay premios ni castigos, no hay pecados ni virtudes, nadie lleva un marcador, nadie lleva un registro. Eres absolutamente libre para crear en tu vida un cielo o un infierno.

No te podría decir si hay algo después de esta vida, pero te puedo dar un consejo. Vive como si no lo hubiera. Como si esta fuera tu única oportunidad de disfrutar, de amar, de existir.

Así, si no hay nada, pues habrás disfrutado de la oportunidad que te di. Y si lo hay, ten por seguro que no te voy a preguntar si te portaste bien o mal, te voy a preguntar ¿Te gustó?… ¿Te divertiste? ¿Qué fue lo que más disfrutaste? ¿Qué aprendiste?…

Deja de creer en mí; creer es suponer, adivinar, imaginar. Yo no quiero que creas en mí, quiero que me sientas en ti. Quiero que me sientas en ti cuando besas a tu amada, cuando arropas a tu hijita, cuando acaricias a tu perro, cuando te bañas en el mar.

Deja de alabarme, ¿Qué clase de Dios ególatra crees que soy? Me aburre que me alaben, me harta que me agradezcan. ¿Te sientes agradecido? Demuéstralo cuidando de ti, de tu salud, de tus relaciones, del mundo. ¿Te sientes mirado, sobrecogido?… ¡Expresa tu alegría! Esa es la forma de alabarme.

Deja de complicarte las cosas y de repetir como un loro lo que te han enseñado acerca de mí.

Lo único seguro es que estás aquí, que estás vivo, que este mundo está lleno de maravillas. ¿Para qué necesitas más milagros? ¿Para qué tantas explicaciones?

No me busques afuera, no me encontrarás. Búscame dentro… ahí estoy, latiendo en ti”.

Anand Dilvar


Digitalizado por el Portal Martinista del Guajiro - Rolod 


Friday, September 1, 2017

Capítulo III La Iniciación - El Aprendiz y sus Misterios

El Aprendiz y sus Misterios

Por Dr. Jorge Adoum (Mago Jefa)

Capítulo III 

LA INICIACIÓN


32. En todas las escuelas herméticas hay una ceremonia con la cual se recibe al candidato, conocida como Ceremonia de Iniciación. Esta ceremonia, pese a no ser comprendida por la mayoría de los candidatos, es un acto sobremanera significativo, cuya verdadera importancia está oculta tras la verdadera apariencia del velo exterior.

33. La palabra Iniciación, que viene del latín initiare, de initium, inicio o comienzo, se deriva de dos: in, hacia adentro, e iré, ir, o sea ir hacia adentro o penetrar en el interior.

34. Pero ¿quién entra y cómo se puede entrar en el mundo interno? De la etimología de la palabra se desprende que el significado de la Iniciación es el ingreso en el mundo interno para comenzar una nueva vida. La Iniciación Masónica es una perla inestimable en la corona de la simbología. En la Logia hay un cuarto de reflexión, símbolo del interior del hombre. Todo ser humano, al cerrar sus sentidos al mundo externo, se encuentra en su ámbito de reflexión, aislado en la oscuridad que representa las sombras de la materia física que rodean al alma hasta la completa maduración. Ese interior oscuro es el estado de conciencia del profano que vive siempre fuera del Templo y en medio de las sombras. Desde el momento en que el practicante comienza a dirigir la luz del pensamiento concentrado hacia su mundo interior, la Iluminación comienza a invadir su Templo, poco a poco, y el dominio de su mente equivale al aceite que alimenta a la lámpara encendida.

35. Entonces, el Iniciado es el ser que dirige su pensamiento al mundo interno o mundo del espíritu, pensamiento que lo conduce al conocimiento de sí mismo y del Universo, del cuerpo y de los Dioses que en él habitan. El Espíritu único y Universal se diversifica en todos los seres que se hallan en el Cosmos. Estos dioses del Universo tienen sus representantes en el cuerpo humano y esos representantes se llaman átomos. Por eso dice Hermes, y con razón: “Lo que está arriba es como lo que está abajo”. Y por eso dice Jesús: “El Reino de Dios está en vosotros”. La Puerta de la Iniciación.

36. La Puerta de la Iniciación verdadera, que conduce al Reino de Dios, en el mundo interno, es el CORAZÓN. La Iglesia Católica ha dedicado gran parte de su culto al Corazón de Jesús y al Corazón de María, objetivando, tal vez, esa práctica para que el hombre, con el tiempo, tenga la felicidad de subjetivarla.

37. Hay una ley, corroborada científicamente, que muchos ignoran y es la siguiente: Cuando uno dirige su pensamiento hacia un punto al interior de su cuerpo, hacia allá afluye la mayor cantidad de sangre.

38. Desde que el hombre, hijo pródigo del Padre Celestial, deambula por el desierto de la materia, alimentándose de los placeres que debilitan el alma y el cuerpo, ha habido, dentro de su corazón, una voz silenciosa que lo ha llamado con insistencia para que volviera a su lar; sin embargo, el hombre, embebido en sus placeres materiales, no la escucha. El aspirante la oye y responde a su llamada cuando vuelve a su corazón. En su búsqueda interna encuentra a ocho guías, en diferentes etapas del camino, cuya misión es conducir al Iniciado, si los sigue hasta el fin, ante el Padre, a la Unión con el Infinito.

39. El Hombre, en esta naturaleza migratoria, asciende en su centro-corazón a la estrella de Belén del Cristo nacido: entonces los tres Reyes Magos (cuerpo vital, cuerpo de deseos y cuerpo mental) deben seguir la estrella de Cristo en dirección del corazón hasta llegar al Padre.

40. El Tabernáculo en el desierto es el cuerpo humano en el mundo, es el hombre peregrino hasta la Eternidad. Este Microcosmos se mueve cíclicamente en un círculo alrededor del Dios Íntimo que reside en su interior y que es origen y meta de todo. En el interior del Tabernáculo-cuerpo está diseñada la representación de cosas celestiales y espirituales. Es preciso venerar todas las partes del cuerpo humano.

Fuente: 

Portal Martinista del Guajiro

Hermano, ya llegaste a la Puerta del Templo


Wednesday, August 30, 2017

Alocución A Los Neófitos

Alocución A Los Neófitos


“Esta alocución fue dirigida en Francia, hace mas de 80 años,por un
SII a un grupo de adherentes que estaban siendo preparados para recibir la Iniciación Martinista”.

“Sus conceptos delimitan plenamente la esfera y finalidades de los estudios de Nuestra Venerable Orden”.
Debe meditarse cuidadosamente, en su si significado y trascendencia, como un paso más en la preparación que debe culminar en la Iniciación al Grado de “Asociado Martinista”.

“Tú que estás en el umbral de un misterio

  • ¿Que fuerza te empuja a afrontarlo?
  • ¿Es simplemente curiosidad? 
  • ¿Quieres con mano impía  levantar el velo que esconde lo que solamente pueden revelar grandes estudios?
“Si este es tu propósito, retírate y no sigas adelante ya que la nuestra es una obra de trabajo; no una diversión”.

  • ¿Persigues la satisfacción de los instintos groseros y la dominación del Mundo?
  • ¿Esperas encontraren estos estudios la posibilidad de saciar tus pasiones, tus odios, tus amores, tus ambiciones y tus rencores?
“En tal caso, nuestros estudios no están destinados a ti, su contenido no te proporcionaría más que desilusiones, ya que el objeto que se proponen es totalmente diferente, aun mas, completamente opuesto”

  • ¿Deseas el beneficio material?
“No será aquí donde lo encuentres; nuestros estudios son desinteresados y buscan dar a todos la felicidad proporcionada por la paz del alma y del bien hecho a sus semejantes”.
“Aquí no hay ninguna idea ambiciosa”.
“Simple curioso y ambicioso, que crees haber nacido para conquistar el mundo; nuestra obra no ha sido hecha para tí, ni para las, almas, que albergan un núcleo de vanas pasiones”
“Tú no puedes dar lo que solicitan estos trabajos: un corazón tranquilo y un alma fuerte”.
“No hablamos él mismo lenguaje y los conceptos que emitiríamos no harían más que agrandar la barrera que nos separa; así es que, si no modificas tus anhelos, no sigas, ni intentes levantar el velo”.
“Pero tú, que has sufrido intensamente y a quien el dolor ha revelado la palabra del gran enigma que conduce al umbral del camino verdadero; tú, que quieres evadir de la tormenta y devolver bien por mal”.
“Tú, que sinceramente deseas que los demás participen de la paz divina que el sufrimiento ha hecho nacer en tu corazón, dedícate a estos estudios: te están destinados, junto a todos los que se apasionan en la búsqueda desinteresada del bien y de la verdad”.
“Tu, que vienes a nosotros embargado por estos sentimientos, sigue valientemente el camino iniciado”.
“Es el camino que en tu angustia buscas y al final del cual encontrarás la alegría que proporciona la fuerza tranquila y soberana y la paz divina que no se encuentra más que siguiendo el camino del bien”.
“Nosotros te ayudaremos a encontrarlas fin de que tu cosecha sea dulce como clara fue la recolección; el dolor es un sembrador cruel, pero muchas veces necesario”.
“Con toda seguridad puedes entregarte a estos estudios que te seducen y en cuya práctica hallaras las energías deseadas”.
“Si tu sola ambición es perfeccionarte en el silencio, acelerar la evolución de tu espíritu, sin miramiento a la opinión ajena, estudia y trabaja; el resultado no se hará esperar, sobrepasara el límite de tus esperanzas”.
“Si tu corazón, restringido en la vida material, aspira a mas hermosos y vastos horizontes, sigue las trazas de los Iniciados; ven con nosotros siguiendo el camino que conduce hacia la luz, ven y veras brillar una vida nueva bajo la caricia de un sol siempre radiante, La Verdad, la Alegría y la Paz brillan en La cumbre del camino”.
“Ven, estamos a tu lado para sostenerte”.
“Nuestras obras no contienen nada nuevo”.
“Loca pretensión seria imaginar que se renueva siguiendo a los Sabios y a los Iniciados”.

  • ¿No han expresado ellos en todos los tiempos las verdades eternas, siguiendo su propia naturaleza y su propia misión?
“Si estas palabras sirven para expresarse”

  • ¿Es necesario adaptarlas a la vida moderna para que su fruto sea más abundante?”.
“Las palabras, no siendo nuevas”,

  • ¿Pierden fuerza?
  • ¿No se escucha siempre con agrado una vieja música oída infinidad de veces?
  • ¿El que ama no experimenta una gran erosión oyendo murmurar de nuevo, palabras que lo colman de felicidad?
  • ¿No le son cada día más queridas?
  • ¿El corazón enamorado, no vibra siempre dulcemente al evocar dulces recuerdos?
“La ciencia que tú buscas, es una ciencia de todos los tiempos”.
“Su finalidad es perfeccionar al ser humano y hacerlo feliz, no procurándole satisfacciones groseras y envilecedoras, sino haciéndole conocer su lugar exacto en el mundo, revelándole el objeto qué debe alcanzar”.
“Los elementos de esta ciencia, están repartidos en muchos libros”.
“Lejos de las miradas profanas, encontramos singular placer en hojear los viejos tomos donde duerme la Sabiduría del mundo, en descifrar los enigmas con que los sabios se vieron obligados a ocultar en los tiempos de las persecuciones, en encontrar, en el símbolo de las antiguas religiones e iniciaciones, los pensamientos que rejuvenecen y vivifican nuestro espíritu”.
“Nos proponemos enseñar una ciencia; pero”

  • ¿Cuál?
“Esta ciencia confiere poderes; pero”
  • ¿Cuáles?
“Los autores antiguos han enseñado las iniciaciones severas y mesuradas que se daban en sus templos”. Indicando con palabras cubiertas, pero claras al que quiera entenderlas, los dones sublimes que resultaban del trabajo arduo, al cual se libraban”.
“La humanidad puede enorgullecerse del magnífico patrimonio que representan”.
“Trabajando se produce una magnifica reacción”.
“La intuición, que todos poseemos en estado latente y en grados diversos, no es ya en el adepto, un don caprichoso sumido a variaciones imprevistas”.
“Esta intuición llega a ser un sentido perfeccionado y llega a gobernar lo mismo que la vista y el oído”.
“Se aprende a ver y sentir, no solamente los hechos que afectan directamente los órganos sensibles, sino también los que se encuentran lejos de este radio de acción y hasta los que se producen en el mundo interior del alma”.
“Lo mismo puede decirse de las demás facultades, que adquieren un perfeccionamiento y una flexibilidad, que sobrepasan todas las previsiones”.
“Salustio lo ha definido perfectamente diciendo”:

  • “La finalidad de la iniciación es elevar al hombre hasta Dios”
“El platónico Proclus añada”:
  • “La iniciación sirve para retirar al alma del mundo material, llenándola de luz”
“Para ver la vida bajo un nuevo aspecto, se nos concede más hermosura moral y más energía física e intelectual, resumiéndose en un desenvolvimiento integral de todo el ser hacia una hermosura más perfecta”.
“La iniciación nos permite sentir los ritmos y las armonías que convierten la vida en algo tan maravilloso, como los más hermosos poemas y también nos, permite conocer las leyes que rigen los hechos tangibles, y, que, como ritmo del universo, nos muestra la necesidad de conocerlos”.”
“Un nuevo ciclo empieza para ti, ya que cedes al placer apasionante de la ciencia”.
“Gustarás de todos los encantos de una nueva vida si sabes reflexionar y comprender bien las enseñanzas que vas a recibir”.
“No es solamente una enseñanza teórica, sino también una doctrina moral e intelectual y un llamamiento que tiene por objeto modificarte profundamente”.
“Sigue los consejos que te serán dado y sentirás crecer tu espíritu para abrazar las magníficas ideas eternas”. Tu corazón se abrirá fraternalmente al amor”.
“En ti, como en un diamante en bruto, reside una fuerza qué puede hacer milagros; por lo que se refiere al diamante, primeramente ha de ser arrancado a la piedra y es necesario que sea tallado para recibir el beso puro de la luz e irradiarla en colores centellantes”.

  • ¿Qué será la luz: sí la recibieras tú, sin proyectarla sobre el mundo, con la misma potencia y dulzura que te sea dada?”
“Quizás este trabajo te parezca pesado; no lo es en absoluto”.
“La soledad puede convertir en áridos los más admirables pensamientos, sobre todo cuando es necesario valerse por sí mismo para adquirirlos”.
“En este caso, en cambio, estarás sostenido y ayudado, te sentirás en perfecta armonía con un grupo  fraternal que comparte tus sentimientos”.
“La soledad que has experimentado, te ha hecho reflexionar”.
“Las desilusiones que has sufrido te han llevado a considerar este mundo y a la vida bajo un prisma más exacto”.
“Librado a ti mismo, has vertido en el crisol duro de la prueba, todo lo que dañaba la pureza de tu visión”.
“Has dudado del bien y del mal; te has sentido a la deriva, sin tener apoyo ni en ti mismo,  contra el desespero que te acongojaba”.
“Ahora, con paso seguro, marcharás hacia la luz que presientes y buscas y que, algunas veces se ha revelado, en el fondo de tu ser agitado en forma de breves relámpagos, como un brillante espejismo”.
“Estos relámpagos pasajeros se convertirán en una claridad fuerte y constante que no dejara de iluminar todos los tránsitos de tus caminos, La sombra se disipa completamente cuando se busca la luz fuera de las tinieblas del egoísmo”.
“La vida se abre ante tus pasos; la vida tal como es y debe ‘ser, la vida en su hermosa plenitud”.
“Vas a dirigirte hacia el conocimiento de lo que tú solamente imaginas y que te acoger con la bienhechora paz, conceda a los que trabajan”.
“Delante de ti van a revelarse los vastos horizontes del pensamiento, embriagando al mismo tiempo tu mirada y tu espíritu”.
“La esplendidez de estas visiones serenas es tan grande y tan perfecta que su hermosura penetrar hasta el fondo de tu corazón, con la armonía de un canto”.
“Guiado por estos encantos suaves avanzarán con alegría creciente, hasta llegar al templo de la Sabiduría”.
“Considerando que estamos rodeados de fuerzas, muchas de ellas malignas, debemos procurar no ser presa fácil”.
“Para conseguirlo con éxito no hay más camino que hacer un llamamiento a las fuerzas superiores y constructivas que nunca nos niegan su ayuda”.
“Una vez conocidas, e invocadas, nos es posible salir de la tormenta, buscar y encontrar la paz del corazón, la expansión del espíritu y el ritmo de la evolución”.
“Tú, que te has acercado a estos estudios, con toda seguridad experimentas, la sensación de que no estás solo; une tus esfuerzos al de otros, viéndote al mismo tiempo ayudado, y sentirás revivir tu maltratado corazón”.
“Debes empezar por conocerte a ti mismo”.
“No sin causa determinada los antiguos habían hecho de este conocimiento el primer estudio de su iniciación”.
“Debes saber cuáles son tus cualidades y tus defectos, debes desarrollar las unas y eliminar las otras”.
“Purificarse ha sido la primera, parte de todas las Iniciaciones y han sido practicadas en todos los templos y en todas las agrupaciones de filósofos”.
“Primeramente has de depurar tu cuerpo; debes darle por medio de una higiene racional, las fuerzas y la potencia que puede haber perdido o por una enfermedad o por una alimentación defectuosa, o por falta de aire y ejercicio, igualmente perjudiciales”.
“Debes adoptar una regla de la vida más sana, basada en los, principios que regirán tu conducta”.
“Tu cuerpo debe obedecer a tu espíritu, y, si no estuviera en disposición de seguir al movimiento del pensamiento”,

  • ¿Para qué te serviría?
“Sería necesario considerarlo un mal servidor”.
“Si sigues las reglas que te aconsejaremos, adaptarás tu economía material y los órganos  que te estén sometidos a unos ritmos, que son el eco de los ritmos superiores”.
“Por medio de esta cultura te adherirás al plan divino”.
“Cumplido este precepto, será necesario que efectúes la educación de tu espíritu”.
“Te esforzarán de obtener de él, una dirección más segura y una voluntad tranquila y activa”.
“Debes desarrollar en ti estas facultades, y no abandonarte a la idea que no puedes adquirirlas”.
“Desarrolla también tu discernimiento, ya que, sin él, la voluntad es como una barca sin piloto abandonada a los escollos del mar de la vida”.
“Cultiva también el silencio; en él te serán revelados los, poderes ocultos”.
“Trata de obtener la calma en tus pensamientos para que armoniosamente se desarrollen”.
“Calla, y ante las manifestaciones de opiniones contrarias, reflexiona”.
“Tu fuerza consistirá en decir, al final, la palabra conciliadora que une todas las opiniones”.
“Tu solo no puedes poseer toda la verdad”.
“Ten calma y tu ejemplo será más eficaz que las palabras”.
“Es el primer paso que debes dar para la obtención de los altos poderes, la conquista de las fuerzas en tí y a tu alrededor”.
“En seguida, efectuarán la educación del corazón”.
“La mayoría, sobre todo los que han sufrido por esta causa, olvidan este cuidado tan necesario y están en la creencia de que proceden bien negándosele todo al corazón; estos males son consecuencia de escuchar demasiado los propios impulsos”.
“Finalmente, tratarán de refrenar la impulsividad y el entusiasmo exagerado”.
“Quizás, atraído por cualidades exteriores, te sientas empujado hacia personas que no estén a la altura de tu ideal elevado y a los que no puedes pedirles un intercambio de ideas similares a las tuyas, y cuando se manifiestan contrariamente a tus deseos, te causan una profunda contrariedad”.
“Esto sucede por juzgar a los demás a semejanza propia, lo cual debe evitarse cuidadosamente”.
“El dolor sufrido tiene la ventaja de que te servirá de experiencia y guía para los futuros acontecimientos”.
“Su papel consiste en iluminarnos para que sepamos comprender los que nos conviene; también nos enseña a tener paciencia para esperar la manifestación de los sentimientos ajenos”.
“De todas maneras, refrenar los impulsos del corazón, no quiere decir suprimirlos, sino todo lo contrario”.
“Cuando tu camino aparezca seguro, animado por los mejores sentimientos podrás buscar la alegría y el cariño de un afecto compartido”.
“La satisfacción de haber encontrado el ideal soñado, te proporcionará dichas jamás sentidas, ya que el objeto de tu búsqueda no será el de un deseo momentáneo o de una victoria pasajera, sino una comunión de ideas que te llevará a desear el bien del ser amado antes que el tuyo propio”.
“Tu corazón se dilatará y, dejando aparte los sentimientos conocidos, aprenderás a amar la Naturaleza y a extraer de su seno amigo, lecciones de calma, de bondad, de dulzura y de fraternidad universal”.
“Gustarás de la expansión de una vida nueva y de la alegría superior de comprender lo que empezaste por seguir a ciegas”.
“La Naturaleza misma te ofrecerá la enseñanza de los altos poderes”

  • ¿Qué más puedes desear?
“Tendrás estas facultades que pertenecen a los Iniciados, si eres digno de ello, y lo serás, si en lugar de pedirles la dominación, no les pides más que la posibilidad de socorrer a los que sufren y ayudar a los que buscan su camino; para que, a semejanza del sol, irradies sobre el Universo todas las fuerzas bienhechoras”.
“El Verbo humano, modelo de fuerzas elevadas, tienen poderes ilimitados, asequibles al que sabe hacerse dueño de ellos”.
“Los experimentarás y podrás conocer la potencia mágica de que está dotado todo ser humano, cuando la Iniciación se le ha revelado y ha sabido conquistar su imperio interior”.
“La realidad de los hechos se vuelve siempre contra nosotros, cuando han sido efectuados bajo intenciones egoístas”.
“Peladan ha dicho”:

  • “El que pida al Hermetismo el poder de la seducción, de vencer a sus enemigos y de humillar a sus rivales, perecerá”.
“Es la transposición mágica de las palabras de Cristo”:

  • “El que hiera con la espada, perecerá con ella”.
A tu alrededor irradian fuerzas y vibraciones inéditas que puedes crear dirigir a tu gusto”.
“Esta atmósfera física influye en los que te rodean y hasta puede obrar a distancia”.
“Una vez que hayas penetrado en este arcano, que no se confía a la ligera, conocerás el secreto del Poder y de la Atracción, si es servido por las fuerzas misteriosas”.
“A medida que el Templo de la Iniciación abra sus inmensos horizontes, tu vista se extenderá sobre Mundos que, en tu ignorancia, no habías sospechado”.
“Entonces concebirás cuál es tu verdadero sitio en el Universo y verás que no tienes más valor, que el de una célula consciente en la marea de la vida”.

  • ¿ Por qué tiene orgullo?
  • ¿ Qué eres en el cosmos inmenso?
“Compara tu pequeñez con la grandeza del infinito y perderás el orgullo mezquino y las vanidades insoportables que ayer te parecían tan importantes”.
“Si la meditación es mortal a tu vanidad, acrecentarás tu felicidad”.
Pequeña célula consciente, debes concebir la idea sublime de que estás sometido a los Ritmos y que los Ritmos son los mismos, desde el átomo al astro, y te verás sometido, como todo lo que te rodea, a los Ciclos inconmovibles, bajo su cambiante aspecto”.
“Examina el Ciclo de las estaciones; estudia las horas de invierno sobre la tierra todos nos parece muerto y sin esperanza; las hojas y las flores han perecido”.
“Transcurre el tiempo; el alma despierta de un sueño pesado y la Naturaleza retoña bajo la caridad del sol”.
“Es la primavera, es la esperanza, es la promesa de una vida nueva, es la certeza de las próximas cosechas”.
“El sol ardoroso que dora los trigos no sé hace esperar, todas las flores abren sus corales, los frutos están prontos a madurar”.
“También pasan los días radiantes y ardorosos y el otoño enriquecido con los frutos que la primavera prometió, nos lleva a las realizaciones esperadas”.
“La juventud y las flores han pasado, no falta más que preparare para el invierno que no puede dejar el venir”.
“El invierno de vejez y muerte, corporal será para ti la estación de la calma y del reposo, ya que habrás hecho ricas provisiones de felicidad y de bien con miras a tu evolución”.
“En esta evolución, continuarás los Ciclos empezados, añadiendo siempre algo a tus adquisiciones, aumenta el resultado de tus valientes esfuerzos”.
“A medida que hagas esta maravillosa ascensión, te mezclarás más íntimamente a los Ritmos superiores y, ensanchando tu corazón, los comprenderás mejor”.
“Te sentirás en dulce fraternidad con todas las criaturas y con el astro que sigue en el cielo tu carrera rítmica, y las grandiosas armonías de la creación te proporcionarán un encanto continuado”.
“Los mundos te revelarán la fuerza misteriosa que los dirige en sus revoluciones por el espacio y tu deseo será el de ponerte de acuerdo con las maravillas divinas”.
“Desde el momento en que conozcas estas fuerzas, las llamarás y ellas te contestarán, sintiéndote en todo tiempo inundado por su potencia”.
“Te darán un apoyo insospechado, que te proporcionar una felicidad perfecta y la alegría del saber cumplido inundará tu corazón consiente y libre”.
“En medio del espacio inmenso y de todas las criaturas, sentirás la majestuosa presencia de Dios que ha creado todas estas cosas, concediéndoles leyes cuya hermosura perfecta nos deslumbra”.
“Volviendo de nuevo hacia el mundo conocido, descubrirás en todo una misma vida, un equilibrio igual, matizado por distintos tonos, pero el mismo en esencia y dirigido siempre por una justicia eterna”.
“Comprenderás que tu existencia actual, con sus dolores y sus placeres, es la consecuencia legítima de tus pasadas existencias”.
“Te someterás sin murmurar”.
Aceptarás las malas condiciones como deudas que hay que pagar y las pruebas que te veras obligado a sufrir te serán utilísimas ya que te librarán rápidamente del pesado fardo de tu pasividad”.
“Que alegría sentirse cada día más libre, aunque el acreedor sea benévolo:

  • La iniciación te permitirá pagar más pronto, subir más rápidamente hacia las magnificencias que parecen llamarte y que efectivamente lo hacen”.
“Cada nuevo paso te conducirá hacia el mundo de la perfección”.
“Saldrás de la tormenta que te sacudía”.
“Disiparás las fuerzas malas que sobre ti pesaban, siendo todo útil y justo, no podrás desesperarte por qué conocerás la causas de todo cuento pueda sucederte, pasarás del pesimismo al optimismo y la faz del mundo cambiará para ti”.
“Alcanzarán más”:

  • “Pronto la alegría que te hemos sinceramente prometido, si haces hacia ella un esfuerzo continuo, sostenido en el transcurso del camino, por una Fe más viva”
“La Fe y la Felicidad consisten en el conocimiento de la vida, en su finalidad y en sus verdaderos intereses”.
“La meditación y la reflexión que antes te parecían muy austeras, serán entonces dos amigas, dos hermanas, que llenas de ternura, iluminarán tu camino”.
“Adepto (a) futuro (a) que te sientes inclinado hacia la Iniciación trabaja, medita y persevera”.
“Así te será revelado el gran secreto”.
“Es necesario formarse, analizar, adquirir por uno mismo los conocimientos necesarios, desarrollar la percepción y los sentidos y sobre todo la intuición, que añade tanta potencia a los sentidos habituales..........”
“El trabajo personal es inevitable, es largo y el estudio parece árido a muchos, pero es fácil al que se entrega a él con toda la fe, te ayudará ella misma”.
“Para descubrir el  gran secreto, estúdiate, desarrolla paralelamente tu espíritu y tu corazón, las fuerzas que quieres poseer para tu bien y el de tus hermanos, están en ti y a tu alrededor; aprende a buscarlas y a descubrirlas la Naturaleza está delante de ti como un inmenso libro abierto cuyos ritmos dulces y sonoros te darán la ley de los otros ritmos, a cuyo compás palpita y se mueve la vida”.
“Elévate hacia Aquel que los ha fijado con un soplo de sus labios y con un gesto de su mano”.
“Busca, y todas las cosas te mostrarán a Dios, como un fragmento de espejo reflejaría al sol”.
“Cuando hayas sentido la unidad del Universo, llegarás a ser un Iniciado y la vida tendrá para ti un sabor nuevo e inesperado”.
“Verás que todos los seres están ligados y que el esfuerzo tendrá que ser coman”.
“Tu deber consiste en sacrificare, ayudar a tus semejantes a encontrar el pacifico ribazo que les ha de salvar de la tempestad; y el amor a tus hermanos”.
“Tu corazón ha sentido ya la llamada poderosa del altruismo”.
“No esperes más que conocerte mejor, para dar tus fuerzas, tus sentimientos, tus pensamientos, que pueden animar a tantos seres”.
“Así vivirás en la alegría”.
“La finalidad que persigues es grandiosa; todos los Iniciados han aspirado a ella”.
“Para conseguirla desarrolla tu vida interior tan rica en enseñanzas personales”.
“A horas determinadas enciérrate en tu torre de marfil, en ese asilo interior que no permite que los tesoros de tu corazón y los pensamientos de tu espíritu se dispersen en el vago torbellino del mundo”.
“A medida que subas los escalones de esa torre, primeramente sentirás la alegría robusta del esfuerzo, gustarán también durante largas horas la alegría del bien prometido y del que desea hacer, la felicidad con los secretos descubiertos en el libro abierto de la Naturaleza”.
“La quietud inmensa, lejos de las agitaciones mundanas, la paz que nos permite sentir todas las pulsaciones de nuestro corazón, todos los movimientos de la Naturaleza, todos los ritmos e imágenes que hacen del Universo un poema inmenso que nos encadena por su hermosura”.
“Nadie puede penetrar en te refugio y por consiguiente en él sólo reina la calma”.
“Es el alto aposento de la meditación, y esta meditación profunda nos concede sin cesar paisajes maravillosos y secretos que no imaginábamos”.
“De todas maneras, es necesario descender y no dejarnos embriagar por el dulce opio de un misticismo que nos haría abandonar la tierra y faltar a nuestros deberes”.
“Es necesario equilibrar la Fe, con la Ciencia y el sentimiento con el Trabajo”.
“Todos nuestros deberes están sobre la Tierra todavía no ha sonado la hora de librarnos de ellos”.
“Solamente evolucionaremos si lo cumplimos sin murmurar y con alegría”.
“Naturalmente que, elevándote a las regiones de la torre de marfil, abandonarás, como lastre pesado, las agitaciones y el egoísmo que te encadenaban a la tierra”.
“Una vez que hayas desarrollado la percepción de tu sensibilidad y te sientas libre del fardo de preocupaciones, apreciarás mejor el llamamiento de los que sufren y lloran”.
“Aguzaras el oído y te emocionaras sinceramente”.
“Animado por un impulso fraternal te lanzaran hacia ellos para tomar sobre tu corazón todo el dolor y toda la miseria”. 
“Te sentirás llamado para hacer obra útil, para llevar primeramente la felicidad y la luz de tu hogar y a continuación a tu país ya tu raza y a la humanidad entera”.
“Todos tus hermanos tienen necesidad de ti ”.
“No te niegues a acudir a su llamamiento”.
“El Iniciado no recibe la Luz para él solo la recibe para difundirla a su alrededor, como diamante que se cubre de irisaciones centellantes”.
“Los rayos de la Luz no te pertenecen, vienen de un sol sublime que ni  el mismo espíritu puede alcanzarlo”.
“No concibas el orgullo de que vas a adquirirlo solamente y sé feliz con el bien que veras florecer”.
“Lucharas con todas tus fuerzas contra las sombras vagas de las ideas falsas que entristecen y entorpecen tu atmósfera”.
“Llevarás la luz y la ternura serena a la muchedumbre que gime en la sombra”.
“Dales todo lo que sabes”.
“Tu deber ideal es sostener a los que languidecen y se arrastran sin esperanza y sin fe, desesperados, hastiados y sin valor”.
“Te esforzaran en formar un ideal que viva lentamente en tu cerebro y en tu corazón, pero ahogado por tantos escombros, que por sí mismo no pueden hacerlo revivir, ni probar a realizarlo en una acción social”.
“Todos tienden los brazos hacia un mañana mejor que deberá suprimir la lucha de clases y los rozamientos económicos, que hará desaparece las guerras y extinguir todos los odios”.
“A los adeptos les corresponde contestar a este llamamiento desesperado”.
“La humanidad doliente y ansiosa se debate entre una sombra compacta”.
“Las necesidades del momento nos crean deberes nuevos”.
“A nosotros, nos corresponde prodigar la armonía y la luz donde no existe”.
“He aquí tu ideas”.
“Tendrás el poder de difundirlo y no te faltara ayuda para realizarlo”.
“La hora de la aurora próxima ha sonado par ti”.
“Todos los trabajadores se levantan; tú debes trabajar más que los que trabajan sin fe y sin esperanza”.
“Date prisa; si la tarea es dura, la recompensa sobrepuja toda esperanza”.
Fuente: 

Portal Martinista del Guajiro

Hermano, ya llegaste a la Puerta del Templo